El enfoque de la conciencia


Tendemos a creer que ser consciente es algo que ocurre tan automáticamente como caminar o correr. Pero, de igual modo que nuestra capacidad de movimientos puede ser perfeccionada y entrenada a través de los deportes y la danza, por ejemplo, también nuestra capacidad de ser consciente puede ser fortalecida, ejercitada y llevada a niveles más altos. Cuando la conciencia carece de esta clase de adiestramiento desaprovechamos un recurso precioso, como la persona que tiene un piano de cola en la sala de estar y sólo sabe tocar con un dedo alguna melo

Solemos asociar la conciencia con una atención general de fondo similar a la experiencia de conducir un coche, es decir, una visión panorámica en todas direcciones parecida a un halo tridimensional que envuelve la conciencia. Al principio del entrenamiento de la conciencia, sin embargo, resulta mucho más útil percibir y cultivar el factor de la conciencia que es capaz de “concentrarse” o de “prestar atención” a cada detalle. En la medida que la concentración vaya mejorando, la calidad panorámica de la conciencia también aumentará consiguientemente.

Al principio, para que la conciencia pueda mejorar su grado de concentración, necesitamos mantener una alerta constante como el pastor que cuida su rebaño. En caso contrario, los pensamientos, ideas, recuerdos, imágenes y emociones proliferarán sin rumbo fijo arrastrando con ellos a la conciencia. No obstante, en la medida en que vamos familiarizándonos con la conciencia ya no necesitamos mantener el mismo grado de vigilancia puesto que la conciencia posee una capacidad retentiva intrínseca que hace que la mente retorne inmediatamente a su objeto. Al igual que la abeja atraída por el polen de una hermosa flor, la conciencia puede revolotear de aquí para allá pero siempre acaba retornando.


Posts destacados
Posts recientes
Search By Tags
No hay tags aún.

Ana Rodríguez

Coach

 

  • Facebook icono social
  • Instagram
  • Icono social Instagram
  • LinkedIn Icon App
  • DPPweb.gif
  • IMG_cartel intens 2014.jpg