Buscar
  • Ana Rodríguez

Esfuerzo, Aceptación, Separación


Esfuerzo, Aceptación, Separación

Una tentativa efectiva para cambiar requiere esfuerzo, aceptación y separación. Esta tríada opera en el presente, a pesar de que el esfuerzo se dirige al futuro y la aceptación se orienta al pasado.

  • El esfuerzo mismo requiere de perseverancia, tolerancia y paciencia.

  • Tiene momentum (impulso), requiriendo cierto esfuerzo el cambiar de dirección y actuar de una forma nueva.

  • Tiene su propio ritmo, igual que el proceso natural del crecimiento de una semilla.

  • La perseverancia se necesita para superar la inercia de la vida.

  • La tolerancia es necesaria para manejar los procesos de otras personas y sistemas mientras su impulso interactúa con el nuestro.

  • La paciencia ayuda a tratar con el ritmo natural del cambio.

No intentándolo, (no haciendo un esfuerzo consciente), la gente se resigna a sus presuntas debilidades y problemas, produciendo impotencia y desesperanza, sin ninguna posibilidad de ayudar a los demás.

Sin aceptar (sin sufrimiento consciente) la gente se culpa a si misma o a los demás, cayendo en la autocompasión o el resentimiento y el consecuente apego a la causa de sus problemas.

Sin separarse, la gente se pierde en sus percepciones sensoriales y concepciones mentales dando lugar a la identificación de ellos mismos con estas percepciones y conceptos.

Sin embargo, cuando la gente se esfuerza desesperadamente por escapar a sus circunstancias actuales y conflictos internos, tenemos esfuerzo sin aceptación o separación. Cuando la gente acepta y justifica sus debilidades internas y las condiciones externas resultantes, esto es aceptación sin esfuerzo o separación.

Cuando la gente intenta separarse y aislarse de sus problemas externos y dificultades internas construyendo una parte de sí mismos como observador independiente, esto es separación sin esfuerzo o aceptación.

Por suerte, si un apersona va genuinamente más profundo en su práctica ya sea con esfuerzo, aceptación o separación, La Mente Profunda utilizará esa oportunidad para gentilmente empujar a la persona para incluir a las otras dos.

El esfuerzo empieza siguiendo a algún maestro genuino para modificar nuestro modo de vida interior y exterior. Evoluciona más tarde, cuando somos más estables e integrados, hacia el servicio al mundo como respuesta directa a la voluntad de la Mente Profunda.

La aceptación empieza reconociendo que somos responsables de nuestras propias dificultades de acuerdo con la ley de causa y efecto. Evoluciona más tarde en rendición completa a la voluntad de la Mente Profunda sin apego a todo lo que hay por debajo.

La separación empieza observando objetivamente nuestro ego en funcionamiento. Evoluciona más tarde al Recuerdo de Si, o percatación de todos los aspectos en nosotros mismos desde el punto de vista de la Mente Profunda, llevándonos a la unidad espiritual o no identificación con el mundo creado.

Texto recogido del libro

Spiritual Reality by Patrick Kelly

(traducido por Guillem Bernado)


0 vistas