Mi version como empresaria

En el 2015 comencé a colaborar con Juli Morris, tienda de ropa para la mujer desde la perspectiva del coaching. Con el tiempo, además de mi presencia como Coach, y como me gusta mucho  la ropa, la moda, me fui enamorando de la tienda. Entonces ocurrió lo imprevisto, surgió la oportunidad de ser la nueva propietaria y la aproveché. Decidí ser empresaria, sobre todo, para seguir el camino de mi desarollo personal.

 

Ser empresaria implica un gran riesgo, por este motivo realicé un examen de conciencia profundo valorando pros y contras. Una vez analizada la situación utilizando las herramientas propias del coaching, ya me sentía preparada para iniciar un nuevo camino. Es cierto que tuve y tengo que enfrentar situaciones de mucho estrés, pero también está lleno de recompensas y la satisfacción de un logro.

La pasión con la que llevo a cabo este emprendimiento es lo que me motiva a surfear y aprender a gestionar las distintas situaciones que surgen. Sin embargo, el aprendizaje es el valor más estimado por mí en este camino. Estoy desarrollando nuevas  habilidades y nuevas inteligencias que me aportan beneficios muy valiosos. En este punto confluyen las distintas tareas a las que me dedico, esta es mi coherencia. Cualquiera de ellas además de configurar mi perfil profesional, participan y me ayudan a crecer como persona.

<<¿Será fácil? No.

¿Valdrá la pena? Absolutamente.>>

 

Si quieres, puedes entrar a la página que tengo en Facebook a pie de página, puedes curiosear y ver las propuestas que el equipo Juli Morris ofrecemos.